¿Qué es el Síndrome de Peter Pan?

El Síndrome de Peter Pan es muy conocido a día de hoy en nuestra sociedad y muchas veces se utiliza para definir a personas que son muy joviales para su edad o con estilos de vida diferentes al canon social establecido. Y aunque no siempre se corresponde, el Síndrome de Peter Pan sí existe y está tipificado en cuanto a conductas y posibles consecuencias de padecerlo.

Fue el psicólogo americano Dan Kiley quien escribió en el año 1983 The Peter PanSyndrome: Men Who Have Never Grown Up (El síndrome de Peter Pan, el hombre que nunca crece). Hay que aclarar que este síndrome es mucho más común en hombres que en mujeres, pero no obstante puede encontrarse en ambos sexos. Además, sociológicamente se está viendo que el Síndrome de Peter Pan es cada vez más frecuente. Vivimos en una sociedad capitalista, por tanto materialista e inmediata, donde en gran medida se fomenta el negocio de la nostalgia que nos retrotrae a nuestra infancia y nos invita a seguir en esos mundos oníricos de Nunca Jamás.

Portada de Peter Pan and Wendy. Publicado en 1915. Ilustración por F. D. Bedford (1864-1954).

Posibles consecuencias del Síndrome de Peter Pan

Esto de por sí no es malo, pero no es menos cierto que las personas con Síndrome de Peter Pan tienen ciertas peculiaridades, tanto positivas como negativas. Son personas que a simple vista parecen muy activas, alegres, emocionales y vivaces. Al fin y al cabo son niños grandes que se niegan a crecer; o al menos a crecer de cierta manera. Pero esto puede acarrear diferentes consecuencias, la mayoría vinculadas al marco sociológico en el que hoy en día establecemos nuestras relaciones sociales. Es frecuente que estas personas tengan cuadros importantes de ansiedad, tristeza e incluso depresión, ya que de alguna forma se sienten incomprendidos por la sociedad; no encajan bien y no consiguen ofrecer aquello que se espera de ellos. Esto hace que se sientan poco realizados, desmotivados y sin un objetivo claro en la vida, lo que finalmente puede repercutir en la autoestima del individuo.

Algunos síntomas del Síndrome de Peter Pan son:

  • Comportamiento infantil en edades elevadas.
  • Pueden ser personas egocéntricas, con una gran necesidad de atención, miedo a la soledad, inseguridad y baja autoestima.
  • Miedo al compromiso y a la responsabilidad.
  • Tienden a no reconocer sus errores y excusarse siempre.
  • Idealización de la juventud y de su paso por esta etapa de la vida.

Como decíamos, se trata de un síndrome muy extendido en la sociedad actual, pero esto no implica que suponga siempre un problema. Hay personas que sí llegan a la vida adulta y aprenden a madurar pero sin perder al niño que llevan dentro. Sería un paso intermedio donde podríamos entender que, aceptando nuestras responsabilidades como adultos, somos capaces de no perder esa ilusión y vivacidad por ciertas cosas y momentos de nuestra vida que en ciertos contextos podrían tacharse de infantiles o fuera de lugar, pero que lejos de restar, suman y nos dan un plus de alegría y distensión a nuestro, en ocasiones, rutinario día a día.

También te puede interesar: ¿Qué es el Bertillonaje?

2018-12-20T12:48:12+02:00

Leave A Comment

ANTES DE IRTE...
...ÉCHALE UN VISTAZO A NUESTRA OFERTA FORMATIVA
¡ESTAMOS SEGUROS DE QUE TE INTERESARÁ!
VER CURSOS
close-link