EL NACIMIENTO DE LA FIGURA DEL COMPLIANCE OFFICER O DIRECTOR DEL CUMPLIMIENTO NORMATIVO

La figura del Compliance Officer apareció inicialmente en los mercados financieros altamente regulados y en el sector farmacéutico, como una función encargada de vigilar el debido cumplimiento de la extensa normativa que debían cumplir las empresas en esos sectores.

Después de los escándalos financieros corporativos de principios de los 2000 en Estados Unidos, y la posterior promulgación de la Sarbanes Oxley Act en 2002 en Estados Unidos, se comenzó a emplear esta figura en calidad de administrador con el fin de garantizar el cumplimiento normativo dentro de la empresa, con cada vez más injerencia en las decisiones del negocio.

Algunos otros países han exigido en su legislación, bien de forma tácita o expresa, la existencia de una figura u órgano responsable del cumplimiento normativo corporativo. Por ejemplo, en países como Inglaterra, Italia o Alemania existen precedentes sanciones por incumplimiento de la responsabilidad del Compliance Officer.

Actualmente, el Compliance Officer es considerado dentro del entorno corporativo como una pieza vital en la dirección de las empresas. Su rol como garante del cumplimiento normativo lo ha convertido en una figura ya no consultiva o reactiva, sino un verdadero partícipe en la toma de decisiones empresariales.

En nuestro país, la figura del Compliance Officer se importó primordialmente de los países de habla inglesa, como una función de las empresas internacionales que se veían obligadas a cumplir con regulaciones extranjeras o políticas internas en los que ya se exigía esta función.


PERFIL PROFESIONAL Y FUNCIÓN EN LA EMPRESA

Actualmente ha surgido con fuerza la figura del Compliance Officer o llamado de otra forma, persona responsable de supervisar y gestionar todas las cuestiones relacionadas con el cumplimiento normativo.

Sus funciones principales son la identificación de riesgos, analizar cambios estatutarios y reguladores, determinar medidas preventivas y correctivas, impartir formación a directivos y empleados para que conozcan y apliquen todas las normas y revisar de forma periódica la actualización de los procedimientos.

El responsable de Compliance, en adelante CCO, tiene como objetivo principal activar un “Programa de Cumplimiento” basado en procedimientos que aseguren el correcto diseño de actividades de cumplimiento normativo interno y externo en sentido amplio.

En España, la reforma del Código Penal realizada en 2010 ha añadido aspectos nuevos, como por ejemplo la introducción de la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Está claro, que el nuevo Código Penal se ha replanteado muchos procedimientos y prácticas en las empresas. La figura del CCO se está generalizando a raíz de la entrada en vigor de dicha reforma.

Por lo tanto, entre las funciones del Compliance Officer, se encuentran:

• Diseñar y aplicar controles, normativas y procedimientos internos que permitan garantizar el cumplimiento de la legislación y normativa aplicables.
• Gestionar las auditorias e investigaciones sobre cumplimiento y normativas, o responder a las solicitudes de información de los organismos reguladores.
• Supervisar los códigos de conducta voluntarios de las compañías.

+ info: Pinche AQUÍ